top of page

Retos en cada esquina

Updated: Sep 12, 2023

Jhoselin Perez

No sabía where I was going or why. All I knew was that Mami had moved to New York and I had to go with her. No one ever explained why going there was important or asked if I wanted to go. Mis abuelos vivían en Nueva York y nos quedaremos con ellos. Pero porque? Donde dormiré? Con quien? Nadie me dijo del idioma.


Yo solo tenia 9 años de edad. Y nadie me dijo los retos que tenia que cruzar.

I was only nine years old, and no one asked if I wanted to leave my beautiful island.


I was told I could not stay in Santo Domingo with Tia Hilda, and Francis, that the family was here, in Nueva York. Dejarás a tu padre porque él no tiene visa. Dejarás a tus amigas, ya que ellas no tienen familia en Nueva York. Mami decía que era para una mejor vida. Después supe que era más bien para una mejor educación. Todos decían que era lo mejor que me podía pasar.


Now, I know it is true. But during those first years, I felt invisible. There were challenges al doblar de cada esquina. Y nadie me preguntaba cómo yo estaba. Mi madre se preocupaba por mi día a día, pero no con respecto a cómo me sentía emocionalmente. No sabía qué tan fuerte fue esa transición a un mundo lleno de preguntas, diferencias en el idioma, la música, la comida. Y aún más en las calles, que no eran para nada como la de mi viejo barrio, el bello Ensanche Ozama.


Ya no podía salir a hablar con Rosa, la vecina de la casa de al lado, o coger mis patines y correr calle arriba y lanzarme desde la subida a toda velocidad, agachada hasta lo último y en vía contraria. Ir a la escuela por solo unas horas en la mañana y tener toda la tarde para correr, subirme a un árbol, sentarme en un contén. No. Aquí nos levantamos bien temprano.


La nueva integrante en llegar a la familia desde Santo Domingo, la única hembra que no sabía inglés. Llegar a la casa de abuela por primera vez y ver a todas mis primas con sus moños y vestidos bonitos. Yo, la morenita, callada y con los moños en gajos, veía a todos sonreír al verme llegar.


Durante esos primeros días, todo era nuevo y estaba muy asustada. No sabía cómo expresarme con mis primos. Y también, ver a mis primas preguntarles a sus madres: “¿Quién es ella? Yo no la conozco”. Y después ver a los otros primos decir algo en inglés y sentirme como la invisible que no sabía dónde había llegado. Me sentía como que en todo era nueva y que era solo una visitante. No me sentía parte de la familia. No podía hablar mucho con ellos. Después de un tiempo eso cambió y pude sentirme parte del grupo, pero fue un proceso largo.


I had to know English and was expected to speak, but I just started learning it in school. It was so hard. Many nights, I cried because I felt like I had to do things I was not ready to do. Todo me parecía bien difícil, me sentía empujada a hacer tantas cosas fuera de mi comfort level.


Yo asistía a una clase ESL, donde todas mis materias eran en español, y recibía una clase de ESL con Mr. Guaz, en Washington Heights. Casi no hablaba con nadie. I was often bullied because I was so quiet; I was afraid to speak English. I remember using an English/Spanish dictionary just to do homework. Las pocas amigas que tenía ya estaban acostumbradas a Nueva York. Cuando nos mudamos al Bronx, no había clases de ESL. Allí tuve que aprender a hablar a la fuerza. Allí también aprendí a oír música rap. Yo no sabía que decían las canciones, pero eso era lo que escuchaban a la hora de lonche.


Comencé a escuchar música en inglés en Hot 97. Hip hop, rap, R&B. Sentía que necesitaba saber de qué hablaban los demás estudiantes en la escuela. Hasta llegué a ver videos en MTV. Me comenzó a gustar toda clase de música, pero cuando ya llegué a ser una teenager, comencé a darme cuenta de que no escuchaba ni merengue ni bachata en mi casa.


During weekends, my cousins and I would get together, and they would dance and listen to English music. The only time I heard merengue and bachata was when we were in the sala con los tíos y los abuelos mientras ellos bailaban. Eso era lo mismo todos los sábados. Durante los fines de semanas con la familia, no era americana, era la niña que no sabía inglés y no hablaba mucho.


No sabía quiénes eran los nuevos artistas. Después, en la universidad, cuando me encontraba con amistades que hablaban español, no conocía las bandas que mencionaban. Incluso cuando conocí a mi esposo (que es dominicano), él fue quien me enseñó más acerca de nuestra cultura, ya que salíamos a bailar todo el tiempo.


I lost a lot of my culture. There are still many times when I say: "Who is that?" or "What is that?" Whenever I come across some aspect close to the Dominican culture, only because I was not exposed to it. There are also times when I return to the Dominican Republic, people see me as an American, but I am looking for more belonging and connection to my country.


Ahora me propongo aprender más de mi cultura. De hacer preguntas acerca de las palabras que escucho y no entiendo. Antes, solo me quedaba callada para no parecer estúpida. ¿Cómo es que yo no sé eso, de que mundo salí? Me preguntaba todo el tiempo. Pero ahora quiero aprender más, aunque todavía vivo en un mundo lleno de retos en cada esquina.


I still feel like I was pushed into this culture.


I arrived in the US at the age of nine, determined to achieve the American Dream. Me sentía bien sola. Nadie alrededor mío pasaba por lo mismo. It did not matter, though. I had to go to school, do my homework, and get high grades. There was this responsibility to be amazing. To be the #1 student, learn English quickly, and be on the honor roll. To help Mami during those appointments. Without many words, I would hear them say, "You came here to succeed." And it was my responsibility.


This meant I had to be grateful for the opportunities that coming to America provided me and that I had to make the most of them. The journey wasn't easy, and I felt alone without anyone to guide me except for my mother, who was a constant source of encouragement. When it was time for college applications, I didn't have anyone to turn to for help. No one in my family had ever gone through the process before. I had to do it all on my own, which was a scary thought. Even today, I don't fully understand the process, but I had to persevere because I knew how important education was.


Los retos nunca han parado. Aún como escritora, todavía me siento sin identidad. I do not know enough Spanish to write a piece entirely in Spanish or enough English to use those "big" words. I have always felt that I was not smart enough because I had a different, lower language level. I felt invisible or as if I did not belong in either place. But, in the last few years, I realized that I am part of a group of people that lost some of their identity as they migrated to this country. Despite all the hardships, I am grateful for the opportunities that I've had, and I hope to inspire others to pursue their dreams, no matter how challenging the journey may be.


 

Jhoselin Perez is a resilient immigrant who wears many hats - daughter, wife, mother, and talented writer. She holds a master's degree in information technology and is passionate about writing poetry, memoirs, and novelas. Jhoselin's ability to capture human emotions in her work makes her truly special. She resides in New York with her family, inspiring others with her creativity and determination.




26 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page